domingo, 5 de febrero de 2017

EL CORAZÓN DELATOR, de Edgar Allan Poe

2 comentarios:

  1. Grandísimo narrador. Y sin embargo hubo un momento en que en vez de miedo, me dió risa: un pequeño detalle de su acento argentino. Dice algo así como que entro en la habitación y vió el ojo falsamente ciego " asulado" y yo lo imaginé el la almohada a su lado...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cosas de la diversidad lingüística, María Jesús. A mí también me chirrió un poco al escucharlo. Pero es tan expresivo en su patético afán de demostrar que no está loco... Muchas gracias por tu visita.

      Eliminar